EQUO expresa su rechazo al nuevo copago farmacéutico que afecta a enfermos crónicos

Para EQUO es absolutamente inaceptable e inmoral la decisión del gobierno de cobrar por los fármacos que se dispensan en los hospitales a pacientes crónicos para que los tomen en su casa.

“Estamos hablando de medicamentos contra el cáncer, la hepatitis, el asma. Nos parece una medida injusta e inhumana, que penaliza a los enfermos y atenta contra los derechos fundamentales” ha afirmado el coportavoz federal de EQUO, Juan López de Uralde, quien ha afirmado que “introducir medidas como ésta suponen una total falta de ética al discriminar el acceso al tratamiento médico en función del poder adquisitivo del paciente”.

EQUO además ha recordado que la excusa esgrimida por el gobierno para aplicar el copago ha sido que esta medida disuadía de la compra de medicamentos que realmente no se necesitaban, una argumentación que en este caso carece de sentido, ya que estamos hablando de enfermos crónicos supervisados por el médico.

Asimismo, EQUO ha afirmado que la repercusión de esta medida en el gasto sanitario global es mínima, mientras que su impacto en la sociedad muy alto. Es más, para EQUO se trata de una medida irracional, porque eleva la posibilidad de que los pacientes crónicos tengan que ser hospitalizados, lo que supone una disminución de la calidad de vida y un gasto mucho mayor del que ser pretende reducir.

“La universalidad de la Sanidad es un elemento esencial en una sociedad democrática y el gobierno en solo dos años, ha acabado con ella, primero negando la sanidad a las personas que no están en situación legal en España y después aplicando una medida discriminatoria como el copopago. Y todo por un supuesto ahorro insignificante que pagaremos caro” ha afirmado Uralde

Además, para EQUO esta medida es otra muestra  más de la  constante descoordinación de la gestión del ministerio de Ana Mato, ya que las comunidades autónomas no saben si podrán aplicarla al tener sus sistemas preparados.

Para EQUO es urgente abordar medidas que permitan racionalizar el gasto sanitario, pero con unas políticas orientadas al buen gobierno sanitario y buscando siempre el interés general y nunca a costa de los pacientes. Por ello, EQUO ha apostado por una gestión que siga las prácticas de buen gobierno sanitario, que suprima la excesiva burocratización, que se incluyan órganos colegiados de gobierno, que se profesionalicen los cargos de responsabilidad y que haya una mayor transparencia.

EQUO ha reafirmado su compromiso por una Sanidad Pública universal y ha expresado su apoyo a las movilizaciones que defienden este derecho.

Comentarios cerrados.