EQUO Málaga se moviliza contra la Pobreza Energética

Juan José Merino, co-portavoz de EQUO Málaga, ha afirmado que “es una paradoja macabra que en la provincia con más horas de sol de Europa pueda haber miles de personas pasando frío en el interior de su hogar”.

EQUO Málaga realizó una concentración contra la pobreza energética este miércoles en la Plaza de la Merced, para llamar la atención sobre la denominada pobreza energética, que no es más que la imposibilidad de afrontar los gastos derivados de un óptimo servicio eléctrico y térmico por los efectos cada vez más acuciantes de la crisis económica.

Con la tasa de paro apuntando ya al 40% en nuestra provincia (la mitad de ellos de larga duración) y la considerable reducción salarial que está sufriendo buena parte de la población (7% de media), las continuas subidas de las facturas de electricidad y gas están siendo dramáticas en miles de hogares malagueños.

Esta situación, sumada a los deficientes sistemas de calefacción y aislamiento de numerosas viviendas, hace que ya sean más de dos millones de familias las que se hallan en situación de pobreza energética, esto es, que no pueden costear los servicios necesarios para cubrir sus necesidades domésticas de energía.

Asimismo, las dificultades (o imposibilidad) de pagar la luz y el gas estarían detrás, según la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), de más muertes prematuras al año, principalmente de personas de edad avanzada, que los accidentes de tráfico en carretera.

Juan José Merino, co-portavoz de EQUO Málaga, ha afirmado que “es una paradoja macabra que en la provincia con más horas de sol de Europa pueda haber miles de personas pasando frío en el interior de su hogar”.

Esta situación, de la que ya informaron Cruz Roja o Cáritas el pasado invierno, y de la que alertó la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) a la vista de los resultados del estudio ‘Pobreza Energética en España’, previsiblemente se verá agravada por las últimas subidas de la luz, las cuales ya suponen en materia de electricidad que las familias paguen un 80% más de lo que se pagaban hace 10 años por el mismo consumo, mientras el nivel adquisitivo no deja de bajar, sin que desde la administración se busquen soluciones para las familias con menos ingresos.

La Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, compuesta por más de 200 organizaciones y de la que forma parte EQUO, viene denunciando que la reforma energética del gobierno va a agravar esta problemática, porque no atiende a los intereses de la ciudadanía y hace caso omiso a los dos principales problemas del modelo energético español: la dependencia de la importación de combustibles fósiles y uranio (cuyo precio no va a dejar de subir) y la sumisión de la política energética nacional a los intereses de un oligopolio empesarial (Endesa, Gas Natural-Fenosa, Iberdrola, EON, HC Energía, Repsol, BP y CEPSA), cuyo único interés es lograr los máximos beneficios para sus accionistas.

En la reforma que estamos viendo aprobarse mediante procedimientos de urgencia, se facilita a estas empresas que puedan cortar la luz, no sólo a los particulares que no puedan afrontar sus facturas, sino también a un colegio o a un hospital que proceda al impago. La energía es un servicio básico, que, como el acceso al agua, ha de superponerse a los intereses empresariales de unos pocos y ser entendido como un derecho inalienable.

“Las eléctricas ya están estudiando sistemas de prepago que impedirán en el futuro el acceso de la ciudadanía a un bien fundamental” ha denunciado Carmen Molina, coportavoz de EQUO Málaga.

Hoy más que nunca, es imprescindible aprovechar las fuentes de energía renovables que tenemos para paliar la dependencia exterior y favorecer el acceso a la calefacción y agua caliente a bajo precio, además de facilitar desde la administración la rehabilitación de edificios para favorecer el ahorro y la eficiencia energética.

Comentarios cerrados.