EQUO rechaza las modificaciones a la Ley de Evaluación Ambiental que afectan a la política de aguas

EQUO ha denunciado el intento del Partido Popular de cambiar las reglas del juego en materia de agua por la puerta de atrás, sin que haya debate ni participación ciudadana, a través del Memorándum Tajo-Segura firmado el pasado mes de abril introduciéndolo sus enmiendas parciales a la Ley de Evaluación Ambiental.

Para EQUO en base al Memorándum firmado entre el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, las regiones de Murcia y Valencia y el sindicato central de regantes del Tajo-Segura relativo al trasvase Tajo-Segura se ha modificado en secreto y con total opacidad, la Ley de Aguas y del Plan Hidrológico Nacional. Esto se ha hecho a través de varias disposiciones introducidas sorpresivamente el pasado mes de octubre en el trámite de enmiendas a la Ley de Evaluación Ambiental en el Congreso, sin apenas publicidad ni debate. Estas modificaciones dan un giro radical no sólo a la regulación del trasvase Tajo-Segura, sino también a la política de aguas en este país.

De esta forma, los cambios realizados permitirían, por ejemplo, autorizar un trasvase desde el Ebro sin ningún acto legislativo adicional. Mientras, y en lo que respecta al río Tajo, se le condena definitivamente por marcar unos topes máximos de desembalses mensuales, así en caso de sequía el trasvase tendrá prioridad sobre el buen estado ambiental del río.

Para EQUO es muy grave que se realicen este tipo de cambios que posibilitan los trasvases, mientras que por otra parte además, el ministro Arias Cañete cierra toda posibilidad de incluir en el Plan de Cuenca del Ebro los caudales ecológicos que reclaman desde hace años los agentes sociales y políticos del Delta del Ebro, y mantiene en dicho Plan obras hidráulicas que pueden convertirse en reservorios de agua para esos trasvases.

Por todo esto, EQUO reclama la retirada del proyecto de Ley de Evaluación Ambiental  y que se tramite como dos iniciativas diferentes, una, la de la evaluación ambiental, y otra, en su caso, con la normativa de aguas. Ambas iniciativas deben contar con el suficiente debate y participación pública.
EQUO respalda a las organizaciones firmantes en su oposición al Memorándum Tajo-Segura, al mantenimiento de los trasvases y a la privatización de la gestión del agua, propuestas de gestión hidraúlica basadas en “la vieja cultura del agua” a las que se les da carácter de Ley.

Comentarios cerrados.